MARKETING ONLINE

Marketing online

La mayoría de cibernautas que hemos accediendo a Google, a Facebook o a nuestros correos electrónicos hemos sido bombardeados con una serie de anuncios que ofertan diferentes servicios o productos a fin de conseguir nuestra atención y lograr que adquiramos dichos ofrecimientos, lo cual nos lleva a abordar la temática del marketing online, un tópico que se ha vuelto el pan de cada día desde las redes informáticas hasta en la realidad. El marketing online es un estudio de las técnicas del uso de internet con el objetivo de promocionar y vender productos o servicios que día a día ha ido cobrando más auge. ¿Cómo lo observamos? Mediante diferentes tipos de publicidad como los anuncios en páginas web, los envíos de correos masivos o la publicidad en redes sociales como Facebook.

Hoy en día, muchas personas hacen uso de múltiples sitios de internet como Amazon, eBay o mercado libre para hacer sus compras, vender o hacer intercambios. Dichos sitios web ofrecen una experiencia única de compraventa al usuario, con una navegación clara y, dicho sea de paso, preguntándole qué le gusta del sitio web, sea producto o servicio y qué le gustaría que mejorara del sitio web según la experiencia de vista o de uso que haya tenido el usuario en la visita a la página web. Si somos observadores, esto es como un diálogo que se mantiene con el cliente para conocerlo mejor y construir una relación basada en sus necesidades para personalizar en función de esto la página después de cada contacto, lo cual conlleva a la creación de comunidades de usuarios que aporten más contenidos sin perder el diálogo personalizado con los clientes, a fin de lograr su fidelidad al sitio web.

Mas, sin embargo, en el mundo del marketing online no todo lo que brilla es oro, ya que algunas desventajas como las conexiones lentas en internet o el uso masivo de información en las páginas web que dificulta descargar las páginas pueden crear problemas tanto para las compañías como para los consumidores. Más difícil, la limitación de que internet no permite a los compradores tocar los productos antes de comprarlos; ni hablar si se presenta publicidad engañosa que termina generalmente en estafa hacia algunos clientes que quienes entusiasmados en adquirir dicho producto o servicio depositaron su confianza con la esperanza de ser beneficiados con dicha adquisición. A esto agreguemos el tema de la seguridad en el que muchos consumidores tienen dudas respecto a la privacidad o confidencialidad que puedan darle al proporcionar su información personal o cuentas bancarias.

Pero no todo está perdido en este rubro, ya que la industria musical, la banca y muchos negocios se han visto beneficiados de manera positiva, ya que muchos consumidores aprovechan a descargar archivos MP3 en internet que comprar el CD o DVD de sus artistas preferidos. Ni se diga en lo bancario, en donde la preferencia es la transacción electrónica que las largas colas presenciales. En fin, el marketing online ha llegado para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *