Suplementos con Probióticos

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos de origen bacteriano que se pueden adquirir mediante determinados alimentos o mediante suplementos alimenticios y que pasan a colonizar determinados sectores de la flora intestinal de nuestro organismo.

De manera natural podemos encontrar los probióticos en alimentos fermentados (yogur, chocroutte..)  y en los lácteos (el famoso Lactobacilo); el único problema es que para llegar a adquirir la cantidad de probióticos necesaria para que actúen beneficiosamente en la flora intestinal, deberíamos ingerir mucha cantidad de esos alimentos. Es por esta razón y para conseguir que la eficacia sea la deseada, que se producen suplementos alimenticios enriquecidos con probióticos.

Los probióticos ayudan a que la flora intestinal esté equilibrada y tenga un correcto funcionamiento, participando en el refuerzo de las defensas del sistema digestivo, mejorando la absorción de nutrientes y colaborando en la producción de vitaminas del grupo B y K.

probioticos proteccion intestinal

¿Cómo actúan los probióticos?

Los probióticos compiten con otras bacterias por colonizar la mucosa intestinal; cuando se establecen, producen sustancias antibióticas y disminuyen el pH intestinal , dificultando la proliferación de agentes patógenos. Con su acción se refuerza el sistema inmunitario del aparato digestivo.

Los probióticos ayudan al tratamiento de un gran número de trastornos que tienen su origen en un sistema inmunitario debilitado (alergias, dermatitis atópica, intolerancia al gluten..), así como a otros trastornos (Síndrome del Intestino Irritable, Rotavirus..). Por otra parte, están especialmente indicados para situaciones en las que bien por diarrea o bien por un tratamiento antibiótico la microbiota se ha visto afectada.

 

Un probiótico para cada situación

Los complementos alimenticios con probióticos no sustituyen a los alimentos que necesitamos para una dieta equilibrada, pero sí que nos pueden aportar la dosis necesaria de probióticos sin tener que recurrir a comer cantidades ingentes de alimentos específicos. Además, la diversidad de bacterias probióticas existentes permite que podamos seleccionar un probiótico en concreto para el área a reforzar: protección intestinal, protección para la flora vaginal, refuerzo del sistema inmunitario, protector de la flora bucodental…

protector intestinal

Los tratamientos mediante probióticos pueden durar desde una semana hasta 3 meses, dependiendo del tipo de tratamiento. Al no tratarse de un medicamento sino de un complemento alimenticio de origen natural, se vende sin receta médica en las farmacias y a un precio asequible a cualquier economía doméstica. Si desea conocer más sobre los probióticos y todos sus efectos positivos sobre la salud, puede encontrar numerosos artículos en la web de Lactoflora.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *